El camino de la construcción de una institución está lleno de matices y colores, historias que definen la impronta y la identidad que te diferencian del resto. Crear este espacio para una actividad tan noble como la apicultura fue y sigue siendo una decisión muy importante y todos los días asumimos el compromiso de seguir creciendo y aportando al desarrollo del sector.

 En abril de 2009 y a través del Decreto Presidencial N 1752 se aprobó la creación de la Unión Paraguaya de Apicultores. A partir de ahí fuimos realizando distintas actividades de gestión dentro de nuestra institución y también apoyándonos en la firma de convenios con otros actores vinculados a nuestra actividad como por ejemplo

 Universidad San Carlos, Asociación Rural del Paraguay, Confederación Paraguaya de Apicultores y proyecto en desarrollo con la Deutsche Gesellschaftfur (Alemania) todos ellos para la capacitación, formación y desarrollo corporativo de los apicultores paraguayos.

Hoy el mapa de la apicultura en nuestro país abarca gran parte del territorio, con más de 15000 productores, estos apiarios se reparten la producción interna y también fuera de nuestras fronteras, es una actividad de gran crecimiento en el país y si bien a nivel regional, es incipiente, rápidamente hemos ocupado un lugar de privilegio ya que contamos con mieles de alto nivel, que cumplen con todos los estándares de control de calidad.

Sabemos que tenemos mucho camino por delante pero aceptamos este enorme desafío y estamos convencidos que solo a través de la organización y planificación del trabajo podemos en un plazo no muy lejano, multiplicar nuestra producción, capacitar a más paraguayos que quieran invertir en esa industria y posicionar la miel paraguaya en la región y el mundo.